La magnífica pianista de Munich, Margarita Höhenrieder, a quien rara vez podemos disfrutar en conciertos, no es muy conocida entre el gran público. En los círculos más especializados sin embargo, está muy considerada y los directores de orquesta Claudio Abbado, Riccardo Chailly, James Levine, Fabio Luisi, Lorin Maazel le invitan a acudir como solista, así como orquestas de gran renombre, como por ejemplo la Orquesta filarmónica de Munich, Sächsische Staatskapelle Dresden, Gewandhausorchester de Leipzig, la orquesta Mozarteum de Salzburgo,Mahler Chamber Orchestra, New York Philharmonic. 

Desde su infancia esta lleva el amor por el piano en la sangre.Ya de niña le fascina el dominio del piano de su madre, y a los cinco años de edad recibe sus primeras clases con la conocida profesora de piano Anna Stadler. Ya a los 7 años participa en su primer concurso y a los 10 años obtiene el primer lugar en el concurso nacional para jóvenes intérpretes "Jugend musiziert". Lo que sigue es una sucesión de éxitos: A los 11 años Margarita Höhenrieder da su primer recital de piano, a los 13 años graba su primer disco. Será distinguida en los próximos años con numerosos premios en concursos internacionales. 

En 1981 gana el primer lugar en el importante concurso BUSONI en Bozen, con lo que forma parte de la lista de otros titulares de este prestigioso premio como Martha Argerich y Jörg Demus.De ahí en adelante su trayectoria artística la conduciría más y más a los grandes centros musicales del mundo como Berlín, Munich, París, Roma, Salzburgo, Ciudad de México y Nueva York. Siguen muchos festivales, discos y más tarde CDs. En 1984 celebra con gran éxito su debut en la Carnegie Hall de Nueva York. 

Después de estudiar con Ludwig Hoffmann en la Escuela Superior de Música de Munich, Margarita Höhenrieder obtiene una beca para EEUU de la fundación alemana "deutsche Studienstiftung" y el Servicio de Intercambio Académico Alemán (DAAD), y se va por dos años a estudiar con Leon Fleisher en Baltimore, EEUU. 

La pianista además está muy abierta a la música contemporánea, como por ejemplo las obras de Ulrich Stranz,Wilhelm Killmayer y Harald Genzmer. Estrenó y publicó en CD el concierto para piano, trompeta e instrumentos de arco que Genzmer le dedicó. Su última gran obra, una fantasía de la despedida "Como un sueño al borde de la inmensidad", se la dedicó también a la artista que la trajo junto con el flautista solista de la Filarmónica de Berlín, Emmanuel Pahud,para su riguroso estreno en 2009 en Roma. 

Junto con Mozart y Beethoven, su gran amor es el romanticismo. La inspiración mutua de la pareja de músicos formada por C. y R. Schumann le fascinó de talmanera que publicó sus dos conciertos a piano en la menor juntos en un CD en BMG/RCA. Su última grabación, el cuarteto op. 47 de Schumann y el sexteto op. 110 de Mendelssohn con el cuarteto Gewandhaus, se ha publicado en Solo Musica. 

Margarita Höhenrieder tiene que agradecerlemuchos de sus impulsosmusicales a su amistad y colaboración con Alfred Brendel. 

Margarita Höhenrieder incluso entusiasma a los críticos y columnistas de los suplementos de Cultura y Espectáculos de la prensa relevante, que le dedican los más altos elogios en las reseñas de sus presentaciones. 

En noviembre de 2008, la prensa concluyó después de un concierto con la Mahler Chamber Orchestra bajo la dirección de Claudio Abbado: 

"(...) Signos totalmente diferentes en el Concierto para Piano y Orquesta en La Mayor KV 488 de Wolfgang Amadeus Mozart. (...) Aquí, Abbado y la Mahler Chamber Orchestra tuvieron la oportunidad de contar con una Margarita Höhenrieder excepcional. Una solista de la más alta escuela, un talento precoz que en su madurez fue plenamente confirmado."
"(...) Se mostró (...) como una intérprete fuerte y altamente emocional. La sensibilidad de la obra y la personalidad con la que presentó los solos la convirtieron en la protagonista absoluta del concierto, que el público aplaudió con entusiasmo." 

Paolo Borgugnone, crítico demúsica en "I Teatri, Cultura e Spettacoli"